viernes, 30 de abril de 2010

tristeza y
pereza
destrezas de una cabeza
sin ansias de venganza
pero no sin cierta verguenza
por sus últimas andanzas.
Es por esta vida azarosa
sin confianza en su semejanza
con la ultranza
que la vida no le alcanza
para asimilar la enseñanza.